Xiaomi Mi Band (clásica) vs Dami Band

Porque no quiero que en medio de la emoción te compres una Mi Band alternativa cuando necesitabas la original porque no leíste bien (como yo, pero en mi defensa las imágenes eran las de la Mi Band), o que alguien te intente estafar, te mostraré unas fotos comparativas entre ambas para que las diferencies. No son muy HD porque no había presupuesto para una cámara mejor.
La original es la que está a tu derecha y la alternativa en la izquierda.


Las mayores diferencias son:

  • El manual.
  • La caja, la original es un poco más oscura y tiene un cuadrado amortiguador dentro de la tapa.
  • El tamaño, es menor el del original.
  • La calidad de las terminaciones.
  • El logo MI en el dispositivo y el texto designed by xiaomi en la pulsera.

Si por alguna razón quieres comprar la Dami, déjame decirte que algo sirve, pero no vale la pena comprarla. Cuenta los pasos (puede que te cuente más si eres de brazos inquietos) y el sueño (en intervalos de 15 min) de forma algo decente y la correa es más resistente de lo que parece (la estoy usando ahora porque la original murió). Sin embargo, la batería dura una miseria (3-4 días si tienes suerte), la app DAMI tiene muchas cosas rotas y te la venden cara para su calidad. Mejor ve por la regular o 1S.
Espero salvar a alguien de la banda piñufla y no cometan el mismo error n00b. ¡Nos vemos en la próxima!

Me da rabia Microsoft Office (Rant)

Office es un enorme monopolizador. A estas alturas ya puede hacer lo que quiere sin preocuparse por sus usuarios, porque lo tienen que instalar sí o sí. No me acordaba de todas las rabias que daba.
Luego de un largo rato de no usar Windows,  tuve que volver a esa partición para hacer un .pptx para el colegio, porque los .pptx cambian según el programa que los abras (si no me crees pregúntale a LibreOffice). Guau, es increíble cuanto no lo extrañaba. Y me di cuenta que Office se había decidido morirse. Argh.
Es extraño que nadie se haya dado cuenta. Comparto el PC con más personas y son los programas que más usan. Mejor para mí, podrían haberse desesperado y me exigirían explicaciones.
Ahora a buscar la última versión de Office full %100 original y legal :). Después de conseguirla, tuve que limpiar los residuos e “instalaciones” (que ya no existían más en el PC) de las instalaciones anteriores, porque si hay algo que Office ama , es comportarse como un parásito. Creo que en esto perdí demasiado tiempo. Necesitamos un eliminador como el que tiene McAfee. Deja demasiada basura y errores de registro.
Ahora si que sí  el instalador. Es impresionante la simplificación de los instaladores con los años, no hay opciones. Supongo que el usuario promedio solo apretaba Siguiente así que no se molestaron en preguntarle más como quieren sus programas.  Esto no sólo pasa en este programa, sino se ha vuelto una tendencia general en Microsoft.

Empleado: Sr. Gates, ¿no piensa poner la Licencia del producto siquiera?

B. Gates: Nah, total nadie lo lee.

Empleado: Pero es obligación…

B. Gates: Bueno, después de la instalación pongan un link chiquito entonces. Cuando abran el programa.

4b
Instalador de Office 2010.

12019777_898213613606919_3173743780432082737_n
Instalador Office 2016. A mí por lo menos esto fue lo 2° que me salió (después de Estamos preparando la instalación…):

Más tarde, después de muchos momentos después, terminó la instalación. Ahora lo voy a poder usar, yay supongo. Tuve que buscar los programas en la carpeta de origen porque Office olvidó los accesos directos del menú inicio (sólo me puso algunos en la barra pero los borré asumiendo los que mencioné :p).
Ahora Office se ve más bonito, combina con Win10 y te deja un acceso más directo a las plantillas online… Creo que es algo mejor que las versiones anteriores, pero es un monstruo para los recursos de tu PC. Además… absolutely proprietary. Por lo menos no me da urticaria usarlo.
Yo sigo cruzando los dedos para que LibreOffice se vuelva mainstream, pero sé que es muy improbable. Igual soñar no cuesta nada, ¿cierto?

¿La app no funciona bien? ¿Se te cierran servicios de Android que necesitas? Haz esto.

Cuando tienes un Android, a veces te cierra cosas que no debe. Por ejemplo: el servicio del Smartwatch, que provoca la desconexión aleatoria y constante del dispositivo; o los que tienen acciones programadas en segundo plano.
Por eso les daré los consejos que me han funcionado.
A) Desactiva la optimización de las aplicaciones. (Android 6, otras roms Samsung o Cyanogenmod)
Para esto primero debes identificar que app es la que falla. A mi Titanium Backup me paró de respaldar automáticamente, como lo había programado. Aquí estaba el problema.
1- Ve a Ajustes.
2- Ve a Batería.
image
3- Selecciona Optimización de la Batería (puede aparecerte de inmediato o en el submenú de los 3 puntos, en la esquina superior derecha).
image
4-  Pulsa sobre Sin optimizar  y luego en Todas las aplicaciones.
image
5- Busca la app problemática, selecciónala y luego escoge No optimizar.
image
B) Pon más ligero el LMK (Necesita ROOT y Busybox)
Si no tienes ROOT, necesitarás buscar un procedimiento específico para tu dispositivo. Luego de esto, puedes encontrar un instalador de Busybox en la Store o instalarlo por ADB via un script.
Ya hablé de esto en XDA, específicamente para el Sony Smartwatch 2 (SW2), pero está en inglés e igualmente sirve acá. Lo haremos con Kernel Adiutor, una app libre para configurar el kernel de tu Android.
El Low Memory Killer mata los servicios y apps ejecutándose si queda poca ram disponible. Lo bajaremos para que los mate con moderación, cuidado y cariño.
1- Ejecuta Kernel Adiutor y haz clic en el menú hamburguesa (el de las 3 lineas paralelas)
image
2- Ve a Prefijos de Limpiez…de Memoria (LMK)
image
3- Ahora este paso depende de tu dispositivo. Tienes que bajar los parámetros Servidor secundario, Aplicaciones ocultas, y Proveedores de contenido un poco, 1/4 o 1/5 de lo que estaba. Si lo prefieres, puedes seleccionar un perfil automático, desde Muy ligero a Muy agresivo, que esté por debajo de lo que tenías.
image
image
4- En la parte de arriba activa Aplicar al inicio.
   ¡Y eso sería todo! Espero que estos tips te hayan sido útiles. ¡Que tengas mucha suerte, nos vemos en la próxima!

El software privativo nos limita

Siempre hablamos de lo importante que es proteger los derechos de la gente, como el derecho a la vida, la libre expresión, etc. Sin embargo, olvidamos otros que se consideran “menores” como el derecho a la privacidad y a poder usar nuestras posesiones como estimemos conveniente (mientras no perjudiquemos al prójimo). El software es uno de los  mayores exponentes de este problema porque la mayoría es privativo.
El software privativo
El software privativo o propietario es aquel que tiene licencias restrictivas como la prohibición de redistribuir y modificar la aplicación. No se puede poseer, solo podemos conseguir un permiso para usarlo. Además suele acceder a los datos del usuario y tener puertas traseras. Muchos no lo notan porque les da pereza leer todas las páginas de los Términos de Servicios y las licencias de los productos, por lo tanto consienten en aceptar las reglas que imponen sin saberlo.
También debemos destacar que su código fuente es cerrado, es decir, no podemos saber cómo el programa se ejecuta. No poder acceder al código fuente es como si los ingredientes de un alimento del supermercado no estuviesen en el envoltorio. ¿Te imaginas? Supongamos que Juan es alérgico al maní y compra un chocolate que no tiene la lista de ingredientes. La imagen publicitaria mostraba sólo almendras y se lo come. Ahora él está en el hospital.
Si no sabemos cómo es el código fuente, ¿es posible realmente asegurar que el programa es inocuo? Este software podría incluir: adware, que inserta publicidad en el sistema; spyware, cuyo propósito es espiar lo que hace el usuario para utilizar su información o directamente malware, para dañar el dispositivo.
Y aún no llegamos a lo peor, el hardware cerrado. Es posible desinstalar un sistema operativo… sólo si el fabricante te lo permite. Hay bootloaders en los smartphones y UEFIs (Interfaz de Firmware Extensible Unificada en español que reemplaza a las BIOS) que evitan la ejecución de un software no autorizado. Únicamente puedes usar lo que el fabricante considere oportuno. Indignante.
El software libre
Afortunadamente, tenemos alternativas. Podemos dejar esas limitaciones atrás, gracias al software libre.
El software libre es aquel que es ético y vela por las libertades de su usuario. Valora  el derecho de utilizar, revisar, modificar y redistribuir el programa como se necesite y desee. Esto se hace liberando el código y poniéndole licencias que promuevan los valores del software libre.
Este movimiento fue iniciado por Richard Stallman (RMS), un programador mayormente conocido por ser el creador del sistema operativo GNU, generalmente utilizado junto con el kernel Linux. Él se ha desprendido totalmente del software propietario, sólo utiliza aquel que sea totalmente libre y regaña al que no lo haga.
Esto suena muy bien, pero lamentablemente este tipo de aplicaciones son minoritarias considerando todo el software que existe.
¿Por qué la gente no abandona lo propietario?
Hay varias razones.
La gente suele depender de los programas privativos debido a su ambiente laboral o estudiantil. Por ejemplo, el original de este ensayo está en formato .DOCX (¡traidora!). Es el estándar de las versiones más recientes de Microsoft Word, parte de Office, el gran programa propietario. Está instalado en casi todos los computadores con Windows, preferentemente en su versión pirateada, porque es bastante caro.
¿Entregarías una tarea importante en .ODT (estándar libre de documentos de texto) a tu profesor? Probablemente no, en el mejor de los casos tendrías que reenviarla en .DOCX y en el peor te podrán un cero por no seguir instrucciones. ¿No escuchaste cuando el profesor te hablaba? Tenías que enviar un “word” y un “powerpoint” de la tarea.
En el trabajo, gran parte de las máquinas y dispositivos que se usan ejecutan software cerrado. No van a partir todo desde cero si ya les funciona e invirtieron demasiado dinero en él. Ya implementaron todas las Google Apps for Work, ¡cómo se te ocurre!.
También no lo dejan porque no conocen nada mejor. Si preguntas por Trisquel (un sistema operativo GNU/Linux 100% libre) a los que te rodean seguro que te mirarán confundidos. Quizás ni siquiera tú lo conocías (es bastante bueno por si te interesa). Windows está preinstalado prácticamente en todos los computadores en las grandes tiendas y el común de la población los compra allí ya armados y listos para funcionar.
¿Qué hacen si les deja de funcionar Windows? Piden al amigo informático que les instale la versión full pirata (la licencia original permite únicamente una instalación). Dejar la zona de “confort” parece muy arriesgado, para que cambiar lo que no está roto. Sienten que no vale la pena aprender todo desde el comienzo para usar otro sistema operativo.
Pese a todo, no los podemos culpar, mucha gente depende de sus abusadores. Culpar a las víctimas solo vuelve a los victimarios impunes. Las grandes compañías tecnológicas (Microsoft, Apple, Amazon, etc.)  son conscientes de su poder pero las libertades de las personas les son indiferentes. Si ya tienen el monopolio, ¿para que se van a molestar? ¡Ya tienen nuestro dinero e información!
Esto se ve claramente en redes sociales y sistemas de mensajería. Servicios como Whatsapp y Facebook tienen una gran masa de clientes que no los abandonan porque todos sus amigos están ahí. Y nadie se va a hacer una cuenta de Telegram exclusiva para hablar únicamente contigo. Si quieres chatear, vas a tener que usar Whatsapp. Se crea un círculo vicioso.
¿Qué hacemos?
Debemos centrar este movimiento en los desarrolladores y fabricantes de dispositivos. Ellos son los que distribuyen las máquinas y programas, por lo que deben asegurar la libertad de sus clientes. No escuches las excusas, es totalmente posible ganarse la vida haciendo los dispositivos y las aplicaciones libres. Existe una confusión sobre el tema debido a la ambigüedad de las palabras “free software” en inglés ya que free significa gratis o libre dependiendo del contexto. “Free as freedom, not as beer”, citando a RMS.
Sin embargo, los usuarios tenemos un papel en el movimiento. Apoyemos a los que les importan nuestra libertad. Compremos software libre, donemos a los desarrolladores que los crean, utilicemos software libre y démoslo a conocer a los demás. Ya sabemos que es mejor en todos los sentidos pero el resto de la población no. Compartir es vivir, como nos han enseñado toda la vida.
No te frustres si no puedes abandonar totalmente el software propietario. Eres inocente. En un mundo donde nuestras opciones están limitadas a nuestro contexto no te podemos culpar. Pero por favor, si desarrollas, que tus creaciones sean libres.